Revista Interna Universidad Europea

UE
13 noviembre 2019

En Persona 01.03.2019

Colaboramos con la European University Association

Sara Redondo y Auxi Ruíz, directora de la Unidad de Innovación Educativa y Desarrollo Docente y responsable de Desarrollo Docente, han participado en el grupo de trabajo que ha desarrollado el informe “Evaluation of learning and teaching” de la European University Association (EUA). Este informe analiza en profundidad cómo se lleva a cabo la evaluación de aprendizajes a nivel programático en distintas universidades de Europa, con el fin de asegurar que los programas se adaptan a sus objetivos y apoyan a los estudiantes en la consecución de las metas de aprendizaje. Posteriormente, en base a las conclusiones, elabora una serie de recomendaciones.

Las entrevistamos para conocer en qué ha consistido esta experiencia.

¿Cuál ha sido la contribución de la Universidad Europea al grupo?
Hemos compartido con las demás universidades nuestro Plan Institucional de Evaluación de Aprendizajes, que en estos momentos tiene un año de vida. Se trata de un Plan muy novedoso, de hecho, ninguna de las universidades del grupo habló de algo parecido. Uno de los aspectos que generó más interés es el hecho de que en nuestra Universidad todos los docentes participen en la evaluación de aprendizajes en sus asignaturas. Éste es un punto esencial para la mejora continua de un programa.

¿Por qué debe la Universidad participar en este tipo de proyectos?
Hacemos cosas muy innovadoras en nuestra Universidad y no siempre somos conscientes de ello. Por ello, resulta muy positivo dar a conocer los proyectos e iniciativas que desarrollamos, obtener feedback experto que nos ayude a mejorar y a la vez enriquecernos de las buenas prácticas de otras universidades. Por otro lado, en cuanto a visibilidad, este tipo de proyectos finaliza siempre con un informe donde figuran todas las personas y universidades que han participado. Además, en estas reuniones suelen surgir posibilidades de colaboración con otras instituciones.

El informe elaborado por la EUA ofrece una serie de recomendaciones, ¿cuál ha sido la metodología empleada para llegar a estas conclusiones?
El grupo de trabajo partió de las buenas prácticas que cada institución aportó al foro para, a partir de ahí, analizar los puntos fuertes y claves de éxito en la implementación de estas prácticas en otras instituciones.

Se llevaron a cabo tres reuniones anuales, más una final, en la que cada grupo de trabajo explicó a los demás los resultados obtenidos. El formato es parecido a la flipped classroom, ya que siempre hay una parte de trabajo online, previa a la reunión presencial. Las reuniones se celebraron en Queen’s University (Belfast), ETH Zurich (Suiza), Universidad de Gante (Bélgica) y Universidad de Oporto (Portugal). En cada una de ellas se realizaron distintas dinámicas en las que trabajamos en equipo de forma colaborativa, en un ambiente de networking muy interesante y enriquecedor.

¿Alguna parte del proyecto ha sido especialmente compleja?
El primer reto fue entender los diferentes contextos de las universidades que participaron, ya que los grupos estaban formados por universidades públicas y privadas, con sistemas de educación centralizados o descentralizados, con mayor o menor grado de autonomía en la docencia, por ejemplo. 

En las sesiones de trabajo tuvimos en cuenta estas diferencias y contamos con el espacio para reflexionar sobre los desafíos comunes y posibles soluciones. Trabajamos en profundidad sobre cómo evaluar la enseñanza y el aprendizaje para asegurar que los estudiantes alcanzan los resultados de aprendizaje previstos.

¿Podéis resumirnos las principales conclusiones a las que se ha llegado?
Claramente, para que todas las universidades puedan asegurar el logro de los resultados de aprendizaje de los estudiantes, se ha constatado como imprescindible poner el foco en la calidad académica y la mejora continua. Por ejemplo, contar con un marco institucional que proporcione un enfoque sistemático para la evaluación del aprendizaje y la enseñanza a nivel de programa, como es el caso de nuestro Plan Institucional de Evaluación de Aprendizajes. En ese sentido, las aportaciones de la Universidad Europea han sido muy bien valoradas por el grupo, tanto es así que gran parte de ellas se ven reflejadas en el informe.

Y qué hay de las recomendaciones, ¿se ha alcanzado alguna recomendación general para que todas las universidades puedan asegurarse de que sus programas se adaptan a los objetivos de aprendizaje?
El informe final recoge las principales recomendaciones, que pueden resumirse en cuatro:
- Poner el foco en el programa como principal punto de referencia para la evaluación de la enseñanza y el aprendizaje.
- Adoptar una política institucional y un marco con un enfoque sistemático de evaluación de la enseñanza y el aprendizaje, a nivel de programa, definiendo objetivos y expectativas.
- Involucrar a diferentes actores en la definición de los objetivos del programa, los resultados de aprendizaje y en la evaluación del mismo. Los estudiantes deben tener una participación activa porque constituyen un agente más de la evaluación.
- Evaluar no solo los resultados de aprendizaje, sino considerar todos los aspectos que contribuyen de manera global a la experiencia de aprendizaje del estudiante.

¿Sigue la Universidad Europea estas recomendaciones?
Esas recomendaciones se llevan a cabo a través de los Planes Institucionales de Evaluación y Revisión de Títulos, y de Evaluación de Aprendizajes. En ambos planes se cuenta con la participación de diferentes actores, entre ellos estudiantes, tal como recomienda la EUA. La Revisión de Programas es el eje central de la evaluación, pues permite institucionalizar la mejora continua en la titulación, integrando además la evaluación de aprendizajes. Una de las recomendaciones que desde la Universidad Europea se ha trasladado al grupo de trabajo es la necesidad de contar con una política institucional de evaluación integral y holística de los aprendizajes claramente definida y sistematizada. 
comillas

Hacemos cosas muy innovadoras en nuestra Universidad y no siempre somos conscientes de ello.

Sara Redondo y María Auxiliadora Ruíz
Sara Redondo y María Auxiliadora Ruíz
Directora de la Unidad de Innovación Educativa y Desarrollo Docente y responsable de Desarrollo Docente