Revista Interna Universidad Europea

UE
20 octubre 2018

En Equipo 11.06.2018

La clave está en la diversidad

Crear una empresa propia no es misión imposible. Steve Jobs, Bill Gates o Mark Zuckerberg son tan solo unos ejemplos de emprendedores que han alcanzado el éxito personal y profesional. Personas que en su día decidieron apostar por construir su propio camino y que con grandes dosis de paciencia y perseverancia han contribuido a que a día de hoy las generaciones actuales cambiemos la forma de relacionarnos. En definitiva, se trata de personas que con gran ilusión y esfuerzo han logrado alcanzar sus sueños. Una vida apasionante y llena de retos, sin descanso, en la que el aprendizaje es continuo y cada error sirve como trampolín para que cada proyecto inicial se acabe convirtiendo en una empresa de referencia en el sector.

No obstante, lo cierto es que convertirse en un verdadero emprendedor de éxito no es tarea sencilla, y menos aún cuando se trata de una persona joven que a pesar de contar con una buena actitud y una idea diferencial necesita adquirir las habilidades, apoyos y herramientas suficientes para sacar adelante su propio proyecto de negocio. En este sentido, iniciativas como los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales (JES) de nuestra Universidad tienen como propósito premiar proyectos de carácter social, a la vez que ayudan a dar visibilidad a trabajos que buscan el progreso hacia un mundo más justo.

La convocatoria de la X edición ya está en marcha, y los miembros del jurado interno ya han comenzado a evaluar los trabajos de jóvenes de entre 18 y 29 años que están desarrollando un proyecto de carácter social o medioambiental en España, con un mínimo de seis meses en funcionamiento y que persiguen generar un impacto positivo en la comunidad a través de la innovación social. Con el propósito de ser lo más objetivos posibles en las evaluaciones de estos proyectos de negocio, cada iniciativa está evaluada por hasta cinco miembros distintos del jurado interno. En esta primera fase se elabora un ranking con los 30 proyectos mejor evaluados, los cuales pasarán a la siguiente fase, en la que un jurado formado por expertos en emprendimiento e innovación social entrevistará a los candidatos y seleccionará a los finalistas. Los 10 ganadores recibirán 2.000 euros para fortalecer su iniciativa, así como una semana de alto nivel de formación presencial, visibilidad para sus proyectos en medios de comunicación y el apoyo de YouthActionNet, una gran red internacional de emprendedores sociales. Además, pasarán a formar parte de la Comunidad JES.

En este sentido, el jurado interno es un elemento clave del programa, puesto que se encarga de evaluar todas las candidaturas de la manera más objetiva posible. Para ello, en la fase en la que nos encontramos ahora, cerca de 130 evaluadores de diferentes perfiles tienen en cuenta aspectos como la capacidad de liderazgo, el impacto social, la sostenibilidad o la innovación. Por lo tanto, la labor del jurado interno es fundamental a la hora de detectar el talento emprendedor entre los candidatos e identificar aquellos proyectos que puedan tener mayor impacto social.
María José Muñoz, Vicedecana de Odontología, es el tercer año que participa como miembro del jurado. Considera que el nivel de los participantes “cada vez es más alto”, por lo que evaluar los proyectos de negocio no resulta nada sencillo. “Algunos proyectos destacan por su idea, mientras que otros lo hacen por el perfil del emprendedor”, nos cuenta María José, quien está muy ligada al emprendimiento social. Con tan solo 24 años puso en marcha su propia clínica dental, y también es voluntaria en una ONG de dentistas, con la que ha prestado servicio en África. Teniendo en cuenta su experiencia personal, destaca que muchas veces “las ganas y el empuje son aspectos más importantes que los recursos”. En este sentido, afirma que “la red de colaboración es fundamental para tener el apoyo suficiente que ayude a multiplicar el impacto”. 
De cualquier forma, también hay evaluadores que este año forman parte del jurado interno por primera vez. Ejemplo de ello es Manuel Primo, Director del Máster en Dirección de Recursos Humanos, quien considera que a pesar de que la situación laboral actual sea difícil es un “momento oportuno” para emprender, dado que “cualquier proyecto nuevo que sea diferente e innovador se acoge bien al mercado”. En este sentido, considera que se debe apostar por el talento juvenil, teniendo en cuenta que los jóvenes son “el futuro inmediato”.

Por lo tanto, son unos premios en los que la diversidad de los proyectos y los perfiles de los emprendedores sociales son clave a la hora de aportar valor. En palabras de Andrés Pina, Director de los Premios JES, esta iniciativa busca premiar a personas con perfil emprendedor, actitud crítica ante los retos sociales y ganas por sacar adelante su proyecto de negocio. “Buscamos una cuestión actitudinal más que de cifras, porque si nosotros alimentamos esa forma de pensar, probablemente vayan mucho más allá”, señala.

Este año se han presentado cerca de 110 candidaturas, en sintonía con la línea marcada en las anteriores ediciones. Asimismo, cabe destacar que por este programa han pasado emprendedores de éxito como Francisco Polo o Miriam Reyes, y que el 90% de los proyectos premiados siguen en activo. En definitiva, se trata de unos premios con impacto externo que también pretenden involucrar al máximo posible a la comunidad universitaria.
comillas

Buscamos personas con actitud crítica ante los retos sociales y no tanto proyectos concretos que mañana puedan dejar de existir.

Andrés Pina
Andrés Pina
Director de los Premios JES